viernes, 26 de mayo de 2017

Castella cuaja un Jandilla de bandera

Por: Fernando Farfán

26 de mayo de 2017. Plaza de Toros de Madrid. Decimosexta corridad feria. Tarde de puerta grande que no fue por la espada. Un toro de bandera fue el segundo de Jandilla. Negro de capa con 527 kilos y la seriedad que le daban sus cinco años. De salida fue con bríos al capote de Sebastián Castella quien encaminó a la verónica sus impetuosas embestidas. Lo vio claro el francés que lo hizo lucir en el caballo dejándolo largo. Palmas al toro que se arrancó las dos veces con alegria metiendo la cara abajo y en banderillas galopó acudiendo con nobleza. Toro para brindar y ponerse a torear, y eso fue lo que hizo Castella. Inicio en los medios con cambiados por la espalda y uno del desdén para rematar. Hay emoción. El toro es fijo, pronto, repetidor y embiste de largo y por abajo. Los muletazos son interminables, y los cambiados de mano que rematan las series ponen de pie a toda una plaza que hoy estuvo a la altura. Faena en los medios a un toro que fue a más y no se cansó de embestir y un torero que no se cansó de torear. Un toro de bandera que se hizo merecedor de la vuelta al ruedo y que en cualquier otra plaza hubiera visto caer el pañuelo naranja. Castella tuvo el mérito de cuajar un toro que no era fácil. Faena de dos orejas que no rubricó con la espada. La media estocada de efecto lento le permitió sólo cortar una.

El tercero de la tarde, que salió con el otro hierro de la casa fue otro gran toro. El de Vegahermosa fue menos encastado que el segundo, pero con más clase. Siempre fue a más queriendo coger los vuelos. Faena intermitente de López Simón que ha caído en un bache preocupante y hoy un toro de triunfo se fue con las orejas puestas.

Hubo en la tarde otros dos toros interesantes por las complicaciones que mostraron. Dos toros con genio fueron el quinto (bis) y el sexto. El quinto fue devuelto por débil y salió un sobrero de Salvador Domecq. Toro que echó las manos por delante y arrastraba los cuartos traseros. Aun con ese defecto fue a más en banderillas, pero en la muleta embiste sin ritmo y se defiende. Por encima el francés y en plan lidiador con un manso con peligro que lo obliga a perder pasos por pegajoso. El sexto con más genio que casta fue exigente, había que poderle.  López Simón simplemente estuvo la deriva con este toro.

Francisco Rivera "Paquirri" que se despedía de Madrid pasó sin pena ni gloria. Con el primero dijo tan poco como el toro que ciertamente fue malo. Nula transmisión por ambos lados. La historia repitió con el cuarto.

Foto: Plaza de Toros de Las Ventas

miércoles, 24 de mayo de 2017

Una oreja para Talavante y palmas para Núñez del Cuvillo

Por: Fernando Farfán

24 de mayo de 2017. Plaza de Toros de Madrid. Decimocuarta corrida de feria. Alejandro Talavante y Andrés Roca Rey colgaron el cartel de no hay billetes. Los acompañaba el francés Juan Bautista. La corrida ha sido la más completa de lo que va del presente San Isidro. Seis toros desiguales de Núñez del Cuvillo, pero con la seriedad que una plaza de primera exige, y un púbico a la contra. Dentro de lo que es una ganadería comercial la que envió hoy Álvaro Núñez a Madrid ha sido una corrida dura. Hoy sus toros cumplieron en el caballo y tuvieron las complicaciones propias de la casta. Un calla bocas a los detractores del encaste Domecq.

Toro bravo y exigente fue el segundo. Un jabonero de bonita lámina que embestió con brios y nunca se entregó. Toro que no era fácil de someter, ni templar sus encastadas embestidas. El cuvillo se comía la muleta y pedía papeles, pero tuvo al frente un torero en todo el sentido de la palabra. Alejandro Talavante lo templó y lo llevó tan largo como pedía el toro. Firmeza absoluta del extremeño y valor al servicio del toreo que estuvo siempre en el sitio. El púbico frío no sopesó las condiciones del toro, ni aquilató la labor del torero que pinchó una faena de oreja que igual pudo ser concedida. La estocada al segundo intento quedó arriba. Toro encastado también fue el quinto. Sin probaturas Talavante lo empezó a torear por el izquierdo. Inicio accidentado sin acople. Otro toro con complicaciones que hizo por el torero empitonándolo de la rodilla. Hay herida sangrante, pero afloró la casta torera para volver a la cara del toro y continuar toreando por naturales con la figura encajada. Hay emoción gracias a un toro que lleva peligro y a un torero que le puede. Esta es la verdad del toreo, a la que Madrid hoy se rindió, y de estar a la contra se puso a favor. Estocada desprendida al encuentro para ver caer el pañuelo blanco. Segunda oreja de peso que corta Talavante en la feria.

Andrés Roca Rey no reeditó su triunfo en Sevilla. Su primer toro hizo cosas de bravo en el primer tercio encelándose bajo el peto y empujando con la cara abajo, pero desarrolló genio en la muleta y fue a menos. El inicio de muleta fue auspicioso por estatuarios rematados con un recorte muy torero. La primera tanda fue templada bajando mucho la mano. El toro después de ser probado por el izquierdo se descompuso llevándose las ilusiones, peor aún que la espada se fue a los bajos. Roca Rey salió a matar al sexto dispuesto a todo. El toro empujó en varas y la réplica al quite de Juan Bautista fue temeraria. Ni sus acostumbradas saltilleras cambiándole el viaje al toro, ni las gaoneras fueron lucidas por lo ajustadas que resultaron. El toreo debe emocionar y no causar pavor. Lo mismo se vivió en el inicio de faena doce casi es atropellado en el cambiado por la espalda. Toro que pudo ser de triunfo, pero se dañó de los cuartos traseros. No hubo más.

Los otros dos toros que quedan por reseñar fueron los de menos transmisión. El primero un manso que fue a más. Dormido en los primeros compases, pero despertó en la muleta. Y el cuarto tuvo clase, pero poca fuerza. Juan Bautista estuvo correcto con ambos. Al primero lo metió en el canasto a base de temple y llevarlo con suavidad. Faena inteligente y prolija con buenos pasajes a un toro sin clase, cuyas mayores virtudes fueron la fijeza y la repetición. Con el cuarto tuvo al púbico en contra. Madrid no le iba perdonar nada a Cuvillo. Fue el único que dobló las manos y no pararon de abuchear la faena. Una falta de respeto a un torero que le buscó las teclas al toro y no dejó de intentarlo. Con el capote estuvo variado. Quite por Crinolinas y otro qite vistoso en la réplica a Talavante.

Foto: Plaza de Toros de Las Ventas

martes, 23 de mayo de 2017

Tarde sin toros en Madrid

Por: Fernando Farfán

23 de mayo de 2017. Decimotercera corrida de feria. Plaza de Toros de Madrid. Un desfile de mansos e invadidos fue la corrida de Valdefresno. Los últimos dos se anunciaron con el hierro de Hnos. Fraile Mazas. Fueron ocho toros en total los que saltaron al ruedo venteño por devolución del inválido primero y del cuarto de Adelaida Rodríguez por haber corrido turno Daniel Luque. El cuarto (bis) con del hierro de Carriquiri en la misma sintonía. Poco trabajo tuvieron los del castoreño con toros que hubo que cuidar mucho, todos  débiles de manos, de embestida defensiva y descompuesta.

Tarde sin toros donde destacó Jiménez Fortes por su firmeza, aplomo y reposo. Una nueva versión del malagueño que apetece verlo justo con lo que no hubo hoy. Lo mejor de la tarde fue la primera tanda que le dio al segundo en los medios. Se puso de rodillas y toreó. Citó así con el cartucho de pescado para recetar luego cuatro naturales encajado y con mucho temple. No hubo más, ni con este, ni con el que hizo quinto.

Daniel Luque tampoco tuvo opciones con ninguno de los cuatro toros que tuvo al frente. Fuera de los dos devueltos el primero (bis) acusó debilidad y con el defecto de venir vencido por el derecho. El cuarto (bis) cantó su mansedumbre de salida. Fue rehacio a los engaños y no quiso pelea en el caballo, aunque en la muleta fue otro toro. Mostró fijeza y tuvo transmisión, pero sin descolgar y pegando un derrote final. Se apagó pronto.

El tercero de la terna fue Juan Leal. Hizo alarde de valor, arriesgó y se jugó el tipo con el manso tercero. Toro que embiste descompuesto y se cuela por ambos lados. Muchas disposición, pero pecó de encimista. El sexto cogido con alfileres no se empleó. Nula trasmision del astado y otra vez el arrimón innecesario.

Foto: Luis Sánchez Olmedo

lunes, 22 de mayo de 2017

Jesús Colombo quiere ser

Por: Fernando Farfán

22 de mayo de 2017. Plaza de Toros de Madrid. Duodécima corrida de feria. Primera novillada del serial. Seis utreros de El Montecillo serios y bien presentados para Jesús Colombo, Pablo Aguado y Rafael Serna. Estos dos últimos dejaron dudas y aún no se vislumbra la alternativa. Todo lo contrario al venezolano Colombo quien se mostró solvente y con toda la actitud de uno que quiere ser. Estuvo como se dice "en novillero". Los de El Montecillo mansearon y sólo hubo dos con posibilidades. Cuarto y quinto para Colombo y Aguado respectivamente.

Ya en su primero el venezolano dejó clara sus intenciones e hizo gala de facultades con los garapullos y en ese cuarto dejó un gran segundo par. El novillo fue encastado y desde que salió tuvo un comportamiento diferente al de sus hermanos. Colombo lo lanceó con gusto, pero no hubo acople en el último tercio. Se mostró firme, pero los constantes enganchones hicieron que no coja vuelo la faena. El correr del tiempo le dará la serenidad que hoy le faltó. Para matar literalmente se volcó sobre el morrillo clavando arriba. Actuación de oreja que el juez no consideró desestimando la petición mayoritaria del público. Para rescatar de su primero, que fue un manso distraído, sólo unos buenos naturales.

Pablo Aguado fue el que más dudas dejó. Poco oficio con su primero de embestida irregular, mirón, sin humillar y distraído al salir del engaño. Con su segundo por debajo de las condiciones del novillo que fue bravo y con un buen pitón derecho que no aprovechó en lo absoluto.

Rafel Serna más rodado, pero muy frío dejó dudas también. Su primero de nula transmisión buscó rajarse desde la primera tanda. Aquí los muletazos fueron de buen trazo dejándole la muleta en la cara para poder ligar. Con el último que se quedaba corto y buscaba el cuerpo no supo que hacer.

Foto: Plaza de Toros Las Ventas